La baza inagotable de Itziar Castro

Conforme más años voy cumpliendo y a más personas conozco, con mayor rotundidad me reafirmo en mi conclusión de leves fisuras si acaso de que el ser humano es victimista por naturaleza. El drama nos pone demasiado, sí. Nos embelesa con nuestro propio enojo al tener que manejar nuestros timones emocionales y nos excita hasta el punto que se ha convertido en un comodín ante el pavor y el escepticismo. Como esa estimulación de azúcar proporcionada para que nuestra tensión mantenga un funcionamiento regulado y sin titubeos.

Quien bajo mi criterio ha sobrepasado los límites con la dosis (metafóricamente hablando, una tregua para los ofendidos profesionales), ha sido Itziar Castro. Para quienes no lo sepáis, se trata de una actriz conocida principalmente por la serie ‘Vis a Vis’, por su papel en ‘Pieles’, película por la que fue nominada a mejor actriz revelación en los Premios Goya en 2017 o por su polémico despido de Operación Triunfo como profesora de interpretación. No fue en ninguno de esos espectáculos, no obstante, donde dio rienda suelta a su faceta de ‘drama queen’, sino que iba a hacerlo en el estreno de ‘Todo es Mentira’, el nuevo programa de Cuatro presentado por Risto Mejide donde ejerce de colaboradora.

Y es que, para seguir contextualizando, además de ser reconocida por su perfil profesional, también lo es por su llamativa complexión física. ¿Y pasa algo por ello?, os preguntaréis. A nivel de salud puede que sí, aunque no sea el caso. A nivel profesional, por otro lado, absolutamente nada. Lo que sucede es que la actriz emplea un esfuerzo extraordinario en demostrarle al mundo lo feliz que es como “gorda” en lugar de desplazar al ostracismo tal condición y, de esa manera, adjudicarse una superioridad moral en detrimento de todas esas personas que no compartan su problema de sobrepeso. Porque que sepáis que yo de gorda vivo de puta madre y os lo restriego porque vosotros no estáis gordos y no tenéis ni pajolera idea. Así que a mamar nos toca…

todo es mentira

Su grito en el cielo literal de “Soy más feminista que gorda” se erigió en la antesala de su sección en el programa ‘La verdad morada’. De nuevo, que le quede totalmente claro al mundo que es gorda, ¿de acuerdo? “¡QUE SOY GORDA! ME HAS ESCUCHADO, ¿¿O NO??” Gran actriz, mejor persona, sensacional gorda. Te lo mete por la escuadra o a lo ‘panenka’ si hace falta. Que nos pretenda ilustrar con cierto despotismo incluso lo aparentemente bien que lleva su exceso de kilos, aunque transmita todo lo contrario por momentos, tiene un pase. Ahora bien, que brinde sermones acerca de su evidente complejo que se presume incurable por su parte en nombre del feminismo ya es no tener una pizca de vergüenza.

En su sección, Itziar Castro hizo una comparación sobre la búsqueda de los términos ‘gorda’ y ‘gordo’ en Google con el propósito de reflejar las diferencias connotativas entre un sexo y otro. En los resultados, recalcó que en el término femenino apareciera en primer lugar ‘gorda de vis a vis’ mientras que en el masculino lo hacía ‘gordo de la navidad’. Por lo visto, Itziar Castro tenía los pies en alguna galaxia a millares de kilómetros y Google ha tenido que reubicárselos en el suelo para recordarle que no es Penélope Cruz. Porque según la barcelonesa, machismo es, por mucho que hayas aparecido en ‘La Resistencia’, en series de cobertura nacional o incluso en una nominación para los Premios Goya, que no te conozcan en todos los lados o no seas la comidilla de los bares de tapas. Y no es por restarte méritos Itziar, ya que llevas a tus espaldas una trayectoria que ya quisieran muchísimas pero, ¿era necesario enarbolar la bandera morada porque el Sorteo Extraordinario de la Navidad tenga más búsquedas que el ‘gordo de Padre de Familia’ o el ‘gordo de los Goonies’? Ojo, que la gente busca ‘gordo de la navidad’ a principios de enero. Si es que, ¿en qué estarán pensando esos insensatos…?

Pero la cosa no quedó ahí, no. Para Itziar Castro fue también alarmante que la gente buscara ‘gorda en inglés’ sosteniendo con fina sorna que “a una mujer hay que aprender a insultarla”. Y Antonio Castelo, precisamente él, a su lado aplaudiendo para coronar toda esta aplastante ironía y componer un sketch digno del Festival de Sitges. Todo precioso, vamos… Cualquier anécdota es susceptible de transformarse en aquelarre propagandístico para dibujarle una sonrisa al populacho de la corrección política. Una turba que siempre señala entre opresores y oprimidos, que acota exponencialmente los límites del humor y que, por si fuera poco, ha divisado paradójicamente a los abanderados de la profesión (aunque no sean los mejores, pero se les coloca como tal) como aliados incondicionales de una noción altamente sesgada de la realidad que sigue una línea recta sin desviaciones hacia el pensamiento único.

Y no, Itziar Castro, la gente no busca el significado de ‘gorda’ en otro idioma necesariamente para insultar. Porque de la misma manera que el término puede servir de precedente para insultar miserablemente, también supone una descripción objetiva de una persona con decenas de kilos de más. Te guste a ti o no. Y no por ello tienes la potestad de relegarle su función de calificativo y otorgarle la de injuria u ofensa por defecto. Encumbras sin éxito tu malestar reclamando una condescendencia improcedente y desvirtúas, con ello, la parodia que merece un programa de humor. Oye, lo mismo os habéis tomado al pie de la letra lo de ‘Todo es Mentira’ y os estáis quedando conmigo. O quizás la mentira seas tú y no asimiles que tu sitio está en otra parte.

Anuncios

Sembradores de pánico y ‘dueños’ de la verdad

A Huelva, Zamora y España entera se le ha encogido el corazón de forma unánime tras el aterrador caso de Laura Luelmo, la joven zamorana que fue asesinada en la provincia de Huelva. Personalmente, me resultó inevitable reposar la mente en blanco por unos instantes ya que tengo una hermana de la misma edad y me estremeció especialmente que su vida terminara cuando tuvo que trasladarse fuera de su ciudad para ejercer su vocación de profesora. Da muy mal rollo descubrir lo puñetero que puede llegar a ser el destino enviándote puerta con puerta frente a un grandísimo hijo de Satán.

No contentos, sin embargo, con lo trágico que está siendo todo lo que envuelve esta fatalidad, la impertinencia en forma de conspiraciones y proclamaciones sin contrastar acomete bajo la tutela de los poseedores de la razón. Es acaecer cualquier cosa de repercusión nacional y llenarse sus bocas de soluciones falaces sin ninguna garantía de ser efectivas más allá de sus palabras provistas de cólera por la candencia del momento. Es como si buscaran que les invite Broncano a ‘La Resistencia’. Ya que a Gabriel Rufián en su día le llamaron Miguel Maldonado y Facu Díaz para ‘No te Metas en Política’, más de uno estará pensando “a ver si cuela”.

Los periodistas, en este caso PROGREdistas, e ideólogos que se creen pensadores porque las redes sociales les conceden un avatar se han adueñado del disfraz de criminólogos a modo chollo navideño y han dado con la tecla (cada uno a su manera, claro) para dilucidar por qué la gente mata. Temblad, futuros villanos, estáis acorralados… ¿Y si la irrupción de espacios seguros no era cosa de la película ‘Fantasía’ o Pikara Magazine? Como no habéis registrado vuestras conclusiones tajantemente veraces y demoledoras, me voy a apuntar este tanto. Ah, se siente…

LauraL

Hacer política con el dolor de lo sucedido a Laura Luelmo está siendo un ejercicio aeróbico al que se le van sumando cada vez más impresentables abarrotados de calorías vacías. El partido VOX de Zamora abrió la veda en su cuenta de Twitter señalando explícitamente al Partido Popular y PSOE a lo réplica de La Sexta de su reportaje en Marinaleda. Un mensaje claramente desacertado por su contexto al que Joaquín Urías, ex letrado del Tribunal Constitucional, arremetió contra VOX catalogándole de un partido que pone en duda el testimonio de las mujeres ante una agresión. A mear todos fuera del tiesto, ¡por qué no! ¿En qué cereales le tocó el diploma a este señor, que me parece que no se ha enterado bien de la jugada? Mientras por un lado el nuevo de la clase intenta hacerse el guay a puñetazos en plan matón, el hashtag #JusticiaPatriarcal va reclutando aliados por el otro, así que a buen seguro Carmen Calvo seguirá pedaleando. Recordad que la presunción de inocencia está sobrevalorada.

La fiebre de estos imprudentes por dominar la verdad universal se extiende a ritmo vertiginoso dejando como nuevo paciente de urgencia a Raúl Solis, periodista de lavozdelsur.es. A través de su artículo ‘Tú también eres el asesino de Laura’, desde un mirador donde no se contempla un ápice de populismo en absoluto, el extremeño ha querido lanzar el mensaje a sus discrepantes ideológicos de que se traguen con embudo su poesía maravillosa para que cada uno de sus caracteres inocule sin margen de error en su distorsionada concepción del progreso y educación. Una tufarrada infame en la que ni el propio autor ha podido resistirse en lo que a incluir lindezas que señalan políticamente en una dirección se refiere: “A Laura la han matado los periodistas que le ponen el micrófono a VOX y que no le cuestionan en la misma rueda de prensa que es incierto que haya denuncias falsas y le recuerdan a la ultraderecha que el Consejo General del Poder Judicial sólo ha encontrado 71 denuncias en más de un millón de denuncias presentadas en 10 años”. A ver Raúl, mostro, o no hay denuncias falsas o hay 71, ¿en qué quedamos? Ojo, que eso es solo una parte eh. Recomendable revisar con detalle el resto de su pieza maestra, no tiene desperdicio. Una concesión de culpas por doquier que pretende extinguir el “se lo ha buscado ella” y que, no obstante, enaltece de rebote el “algo habréis hecho vosotros”. Si esto lo dices en radio, tienes el Ondas asegurado…

Dentro de los medios que puedan manejarse para prevenir la violencia, en mi convencimiento perdura la sensación de que seguimos escogiendo mal. Como si nuestra madre nos pide el favor de que le compremos tabaco, nosotros se lo hacemos encantados pero terminamos volviendo a casa con explosivos. Ideas de buen fondo, sin duda, pero altamente tóxicas en parte de su enfoque y ejecución en la práctica. Y es que alrededor de todo esto se está formando una enajenación peligrosa incoherente con los datos que avalan a España como el noveno país más seguro del mundo con un índice de 0’6 homicidios intencionados por cada 100.000 habitantes (1 por cada 166.666). Una cifra más positiva respecto a países con mayores prácticas de ideología de género como Finlandia (1’4) o países donde los homocidios sí son una temeridad como Brasil (30) o Venezuela (58’1). Poquitas bromas por ahí ya. Solidaridad, toda la del mundo. Psicosis, ninguna y bien lejos.

Por mucho camino que pueda quedar por hacer, es vital controlar a quiénes le cedemos el altavoz o a quiénes convertimos en voceros de la justicia ya que muchos han quedado en evidencia comprando votos con el dolor de una chica inocente que solo quería salir a correr. A todos esos desaprensivos, guardar silencio es vuestra mejor medicina, que bastantes brebajes en mal estado habéis repartido por el momento y vuestra responsabilidad con las víctimas ha quedado en entredicho cuanto menos. Huelga de Twitter en 3,2,1…

Manejados por bandera

Dani Mateo tuvo que prestar declaración el pasado 26 de noviembre y no pude evitar sopesar acerca de qué narices le habrá preguntado el juez en su comparecencia. Quizás “Si usted tenía la nariz mucosa, ¿por qué no optó por sonarse con un pañuelo de toda la vida?”, o a lo mejor “Vemos que justo antes usted tenía una llamada de Puigdemont. ¿Le alentó el ex Presidente de la Generalidad de Cataluña a cometer tal delito y, por consiguiente, a maquinar ambos un nuevo golpe de Estado?” Sea lo que fuese, Mateo ejerció su derecho constitucional a no declarar. ¡Qué cabrón! Ahora que le habían pillado en el Idealista mirando casas en Bruselas…

El gremio humorístico se ha unido de forma unánime con Dani Mateo, en lo que yo como payaso excepcional también muestro mi absoluta solidaridad. A buen seguro habrá hecho lo propio Ana Morgade, que protagonizó un sketch muy similar en el Club de la Comedia y no tuvo ninguna controversia salvo una iniciativa de recogida de firmas en Change.org que no echó el ancla en ningún puerto. O Rober Bodegas, que fue objeto de hostigamientos múltiples que trascendieron hasta las amenazas de muerte hacia su persona por hacer humor sobre el colectivo gitano en uno de sus monólogos en el Comedy Central. Al menos dime, Rober, que no te han robado las ruedas del coche para quedarme tranquilo.

Quien no tengo claro si se habrá sumado al apoyo al comediante catalán, no obstante, es Manu Sánchez, perteniente al gremio también pero defensor de un humor que debe responder a las jerarquías de poder sociales. Así lo manifestó el sevillano hace algunos meses en su columna ‘A reírse por cojones’ de ‘La Ventana’ en la Cadena SER, que recogía cosas como “El humor de abajo hacia arriba es un acto revolucionario, contestatario; pero de arriba a abajo un asqueroso caso de abuso, maltrato y bullying. Firmado, uno de ‘aquíabajo’ con humor de sobra ‘pa’ los de arriba, que siempre estará contra el opresor y junto al oprimido”. El típico guerrero de la justicia social que en su cometido de querer caerle bien a todos se olvida de que, al mismo tiempo, pisotea con ensañamiento la libertad de sus compañeros de profesión.

Porque a cuenta de todo lo anterior, acláreme señor Sánchez (Usted no, Presidente, no se de por aludido): ¿En qué bando está Dani Mateo? ¿El de los opresores por su figura como ilustre y reconocido cómico español en detrimento del ciudadano español de clase media-baja? ¿O el de los oprimidos quedando eclipsado por los políticos de mayor poder en el país? Piense bien a quién le va a dar la palmadita, que usted se dedica a esto del humor “porque molesta” y esa tarea tiene un target amplísimo hoy en día. Pregúnteles si no ahora a los manejados por la bandera, como por ejemplo los que increparon a Mateo al grito de “¡Malnacido!” o “¡Tendrías que irte de España!” a la salida del juzgado. Alguno de ellos incluso coqueteará abiertamente con el ‘aguilucho’.

Dani Mateo juzgadoCategorizar la actuación de Dani Mateo como un delito de odio es arrojar una cerilla encendida junto a los posos de los bidones de gasolina que no consigue más que congregar a los de insulto fácil para volcar su ira en una dirección. Todo por un procesamiento mal encauzado de la comedia donde no se entiende que la burla no se concentra en el chiste sino en la transgresión. Un contexto donde la bandera española no representa una nación per se, sino un sistema y funcionamiento políticos de un país que también son objeto de sátira o parodia. Porque emprender en condena cualquier faceta humorística que se despliegue de forma colateral es un flirteo peligroso con la imposición del pensamiento único en un terreno donde resulta una utopía controlar las susceptibilidades de todo el mundo.

Interpretar lo que no eres en la comedia se ha convertido en una herramienta altamente tóxica y más en los tiempos que corren si se osa cuestionar una bandera. Figurada y físicamente hablando. Los embelesados por el rojo y el amarillo alineados horizontalmente han rechazado convertirse en payasos y se mantienen a la espera de que la justicia imponga a Dani Mateo un castigo equiparable a sus ultrajadas honorabilidades. Limpiarse bien los mocos les estará trayendo por la calle de la amargura.

Tramas Paletas

Hace dos semanas, estuve contemplando el Roast Battle (un nuevo formato de Comedy Central que consiste en una batalla lingüística sin filtros entre dos figuras) de Borja Sumozas y Pilar De Francisco. Coaccionados ambos posiblemente por el hecho de ser pareja, me pareció el peor de los que he visto hasta el momento. Ya sea porque imperó la condescencia mutua o porque eché en falta que alguien le buscara las cosquillas a Pilar por su desempeño en ‘Tramas Maestras’, programa de la SER en el que colabora con Leticia Dolera (son días duros ¿eh, Leti?).

Al abrir la veda Pilar en el ámbito sexual manifestando que lo que le atrajo de Borja fue que era profesor y que su fantasía era tirarse a un profesor, en mi cabeza me la habría dejado botando. Eché en falta cosas como “Aunque sea a costa de ponerme los cuernos, me satisface que sigas cumpliendo tu fantasía de tirarte a alguien de poder, de ahí que te hayan concedido un programa de radio…” o “Como tú no me lo vas a reconocer, cariño, ya le preguntaré a Daniel Gavela cómo estuvo ese bukkake con Leticia y Henar”. Entiendo la parte que le toca a Borja, desde luego, por la persona que tenía delante. Además, el humor machista hoy en día te ubica en el disparadero y la gente es de gatillo fácil. Lo de sin filtros al fin y al cabo es como el dueño que dice que su perro no muerde.

Lo que no se esperarían Pilar De Francisco y Henar Álvarez es la que se les iba a venir encima por su amiga Leticia Dolera. Y es que el estado de alarma invadió a unas ‘Tramas Maestras’ a las que les tocó componer un mensaje de armonía a su imperio. En primer lugar, el comunicado de la propia Leticia que no tardó en ser desmentido, despedazado y aniquilado por Aina Clotet. ¡BOOOM! “¿Y ahora qué?” pensarían las Towandas de la radio hasta que Henar dio paso a su artículo personal que no es que no haya logrado borrar un ápice de hollín de la cara de Leticia pese a frotar sin descanso, sino que derrumba además los cimientos de su temario para combatir la opresión patriarcal.

Decía la dulce Henar en su exposición que “cuando se hace un casting, se busca también un físico determinado. El cuerpo de una actriz es su herramienta de trabajo”. Tantas veces condenando la cosificación para terminar vendiendo que el cuerpo es una herramienta y tal. ¿A qué dirección le ponemos su oxímoron para llevar, señorita Álvarez? ¡Vaya hombre, qué CHorpreCHA! ¿A lo mejor igual que las azafatas de F1 a quienes dejasteis sin empleo porque os parecía tan horrible que su físico les permitiera escalar por encima de las oportunidades de otras? ¿O como cualquier modelo que promociona una marca de ropa porque su belleza le concede un empoderamiento publicitario y lo señaláis bajo el lema de la cosificación? Una tripa redonda va a servir para cambiaros la chaqueta, ya ya…

Tramas MaestrasPero ojo Henar, voy a echarte un capote porque yo también considero que hay miles de mujeres más idóneas para interpretar el papel de alguien que va a fornicar como si no hubiera un mañana y tiene que escenificar desnudos. Contratar a una embarazada para ello es renegar de los hándicaps que trae consigo la biología y meternos la prodiversidad con calzador. Es como si Álex de la Iglesia estrenara la película de un seductor que a su vez es deportista de élite y escogiera de protagonista a Mariano Mariano. Como comprenderéis, Echenique estaría celoso.

Manuel Burque, ‘azafato’ e incondicional aliado de las ‘Tramas Maestras’, también ha salido a la palestra recalcando que se maquinaron todos los medios de producción para adaptarse a las circunstancias de Aina Clotet. Y no lo pongo en duda, en absoluto. Con toda la sartenada que metéis por los micrófonos en la que todos nos agarramos de la mano y el mundo debe ser de color rosa con caballitos saltando por las colinas, puede que en ocasiones ignoréis los problemas reales y se os pase que también sois susceptibles de meter la gamba hasta el fondo.

Pero es que el problema no es la causa, queridos, ya que ésta tiene explicaciones absolutamente racionales. El problema es, ‘Tramas Paletas’, que vosotros mismos habéis encorsetado todas las dificultades inevitables que conlleva el embarazo en un mismo espectro ideológico y ahora que vuestras lecciones de moral disfrazadas de populismo os estallan en la cara, abogáis por una reflexión unánime. Al rincón de pensar todos, claro. La reflexión a implementar, precisamente, no es otra que vuestra carencia de tal en las perspectivas discordantes sobre las que queréis imponer vuestros dogmas en un ejercicio de totalitarismo descarado y respaldado por la complaciencia de revolucionarios de teclado (como diría Frank).

Pues como que no cuela. No cuela porque todo lo que predicáis radica en un dedo acusador encubierto por una capita de narcisismo pecaminoso y otra de jactancia catequista. No cuela porque tan pronto como Leticia ha dispuesto de su trocito de poder como directora, ha caído en ser objeto de linchamiento de una causa de la que ella misma prodigó ser fiel defensora. Déjate llevar… pero como yo diga y no como yo haga. Les viene que ni pintao el correctivo.

La Carrera de la Mujer y regalos patriarcales

La Carrera de la Mujer brinda un menú completito para que el regusto perdure en el paladar de los más exquisitos. Las redes sociales acogen un nuevo concierto con sonido de viento donde los folloneros de expresión fruncida vierten su insatisfacción respecto a un problemón de los gordos. Y es que la Organización del evento, debido al cúmulo de presiones, ha anunciado que eliminará algunos de los regalos que acordaron repartir a las participantes por ‘sexistas’ o ‘por promover estereotipos sexistas’ como por ejemplo los productos de limpieza, las infusiones para perder peso o las revistas de moda y corazón. Os aseguro que de este festín no sale nadie con hambre.

El patriarcado instala el miedo y vence una vez más adquiriendo las infusiones como nuevo artefacto cómplice en su cometido inagotable de oprimir a la mujer. Hablando un poco en serio, tal y como están las cosas, me veo en la obligación de sucumbir y enterrar el hacha de guerra en la lucha titánica y constante conmigo mismo por no caer en los descalificativos baratos: nos estamos volviendo SUBNORMALES. Si no lo decía así de claro, iba a acabar más oxidado que la barbacoa de Kiko Rivera.

Resulta insultantemente irónico que en un evento donde se realiza una manifiesta distinción objetiva por sexos, la controversia esté servida por un compendio de distinciones subjetivas. Subjetivas para todos menos para los hiPROGREsistas claro, esa estirpe que contempla tales regalos como una discriminación de indiscutible carácter objetivo por parte de la Organización. Su totalitarismo camuflado de osadía altruísta llega hasta el punto de que quieren aniquilar los estereotipos. Veamos querid@s, eso en parte está muy bien porque, como dijo Chimamanda Ngozi Adichie, los estereotipos limitan el pensamiento y le dan forma, pero tampoco podemos negar su existencia al formarse éstos por procesos instintivos anticipados que están a merced de nuestro cerebro. Y no por ello se discrimina necesariamente.

RegalosEs como si pudiera vislumbrar el inicio del cuento que leerán a sus hijos pequeños: “Éra(n)se una vez los estereotipos, ese arma de discriminación masiva…”. Y por supuesto, los datos serán irrelevantes mientras a estos ofendidos de profesión se les tuerza el gesto. Regalar revistas de moda a un colectivo consumidor potencial de revistas de moda… ¡Si es que a quién se le ocurre! ¿Qué tendrá que ver que ‘Ellas Hablan’ afirme abiertamente que “las revistas de moda ocupan un lugar IMPORTANTE en la vida de las mujeres”, que además ofrezca un listado con las más consumidas o que incluso el portal de estadísticas ‘Statista’ revele que las principales revistas femeninas acumularon casi 11’5 millones de lectores desde febrero a noviembre del año pasado? ¿Dónde se esconderá ese dictador que les obliga a tragarse sin bicarbonato ‘Los bañadores y bikinis del verano de Paula Echevarría’ o ‘Todo sobre la boda de Megan Markle y el Príncipe Harry’? Cuando le encuentre yo…

Porque como todos sabemos, si le regalas una plancha a una mujer, el mensaje que le transmites es, sin que cualquier otra interpretación tenga cabida, que su labor como ser humano funcional es dedicarse incondicionalmente a las tareas del hogar. Igual que si una mujer te invita a disfrutar de una velada en su casa y le llevas una botella de vino, le exhortas clarísimamente a trabajar en una licorería. O incluso a caer en el alcoholismo y ser la mano derecha de Paul Gascoigne, quién sabe… Para los abanderados del progresismo y buen hacer del mundo, el regalo ha dejado de ser un gesto complaciente y han decidido convertirlo en una pieza que encasilla y oprime por consiguiente. Una especie de “Es para lo único que vales, puta”.

Razón no les falta. Recuerdo con tremenda melancolía unas navidades en las que mi padrino (quiero decir, Papa Noel) me regaló unos pantalones excesivamente anchos de cadera. ¡Qué cabrón el jodido, que quería que me pusiera tocinete! Yo pensando todo este tiempo que simplemente se había equivocado con la talla cuando su intención era que no cupiera por el Arco del Triunfo en nuestra visita a París. ¡Hasta aquí hemos llegado! ¿Tanto costaban unos Donettes? Total, siempre podré pedir las infusiones de regalo si termino como Jonah Hill en ‘Supersalidos’…

Marta Nebot y el oportunismo por bandera

Las redes sociales son un inagotable agitadero de reacciones y en esta ocasión los dardos han apuntado a Marta Nebot, periodista del diario Público. La sevillana acudió al programa ‘Ya es mediodía’ de Telecinco, donde expresó su discordancia con la celebración de ‘El día del hombre’, emprendida por unos empresarios locales de Archena, Murcia, declarando que tal evento era como celebrar el día del terrorista. Explotó la granada.

La verdad es que a mi eso de ‘El rey de tu casa’ me pareció totalmente insignificante, por no decir que me la trajo al pairo. Mientras esos murcianos sean felices y no molesten a nadie… Pero claro, lo de no molestar a nadie hoy en día da para actuar a Tom Cruise en una nueva película de ‘Misión Imposible’. El asunto le levantó las ampollas a Marta Nebot, que sacó a relucir los asesinatos machistas como argumento oponente a la celebración del municipio murciano. Un altavoz improcedente y terriblemente hilado porque, de implementarse esa regla de tres, no debería existir ni el día de la madre al ser las mujeres quienes en mayor medida asesinan a sus hijos, ¿no? Todos perversos hechiceros, todas hadas malvadas y santas pascuas.

No me equivoco y no puedo decir que me sorprenda si afirmo que a Nebot le lloverán un sinfín de descalificativos, pero yo quiero hacer una tregua. A mi manera, eso sí, que a mi lo de repartir también me pone. Y es que hay una gran similitud entre esta coyuntura y otras tantas como el guiño de Gabriel Rufián a Beatriz Escudero o la entrevista trampa de El Español a Jorge Cremades de la que la ‘inocente’ Lorena Gómez Maldonado extrajó el titular “Hay más violaciones a hombres que a mujeres”. En todas ellas, cada sector radicalmente antagonista aprovecha para relucir su puño americano sin detenerse a plantear otras connotaciones, sobrepasados por la zozobra de atizar. Lo que viene siendo juzgar en caliente obviando por completo que un@ puede equivocarse al expresarse. O lo que es peor, no hacer por entender.

¿Acaso alguien ha visto a Clara Serra, siempre preparada ella con la escopeta en estas tesituras, apuntar a Rufián por su guiño condescendiente a Escudero? ¿Se encargó Lorena Gómez Maldonado de matizar en su titular que Jorge Cremades se refería a que los hombres sufrían más violaciones EN LAS CÁRCELES? Vaya lapsus ¿eh?, periodista… ¿O qué le parece a la correctísima izquierda que Monedero con sus santísimos se permita el lujo de apalear al juez del caso Sanjuán a costa de la filtración de una conversación privada cuando él mismo se quejó de que filtraran una suya con Iglesias sobre Mariló Montero? Los de fuera machacando y los de casa callando. O para rematar, lees por ahí protestas para que expulsen de un reality a un concursante por decir que una chica solo le vale de follamiga y tienes que pensar “macho, ¿no podías haber dicho que lo que te gusta de ella es que lee a Bukowski? Que te está viendo toda España”.

Son zafias las palabras de Marta Nebot, desde luego. Y es que en la superficie da para formularse preguntas tipo “¿Tan aberrante es su padre?” “¿Tan sádicos son o fueron sus abuelos, si los llegó a conocer?” ¿Cómo es capaz de mirar a la cara a sus compañeros de profesión?” “¿Es que no tiene un solo amigo?” Ahora bien, a lo de convertir su discurso en una apología a la misandría, yo no me apunto. Porque por supuesto que amará a su padre, habrá tenido un vínculo especial con sus abuelos o al menos con alguno de ellos y trabaja con cordura y aprecia a sus compañeros hombres. Por muy abusivo que haya sido su error en el alegato, utilizar su torpeza carente de matices constructivos como generador de odio supone dar coba a los ofendidos profesionales, los que se nutren de sus propias frustraciones producidas porque alguien les juzga por no entrar en una talla 36 o por una brecha salarial alarmante que casualmente nadie consigue dilucidar. Para ellos el “yo listo, tú tonto”, aunque en su castell argumental siempre se cuele un gracioso haciendo cosquillas.

Y es que por mucho que a Marta Nebot se le vea venir y cojee de ambas piernas, el dedo lo señalo a los que disuaden aplicar la síntesis más allá del escaparate para despedazar o callar a la carta. A los que llamáis machistas a los discrepantes del ‘feminismo’ de las Leticia Dolera, Irantzu Valera o caterva de Pikara Magazine, expertas en falsas doctrinas de un mundo perfecto y que rehuyen del desafío de sus ideas, a los ‘hiPROGREsistas’ que señalan al que se compra una chaqueta de marca simplemente porque le sale de ahí abajo, a los detractores de la presunción de inocencia de quienes encajan en su diana como idóneos criminales pero pacifistas cuando el peso de la ley amenaza con invadir sus parcelas… A todos vosotros, recuperad los veranos que os faltan que vuestro raciocinio demanda vitamina D.

Desmontando a las Towanda Rebels

Teresa Lozano y Zua Méndez o Zua Méndez y Teresa Lozano. Siguiendo el orden que se estime más conveniente, se declaran feministas “como forma de ser” y son conocidas como las Towanda Rebels. Atrás quedaron sus trayectorias como actrices o al menos así lo reflejan los buscadores de internet, los cuales aparecen inundados por sus notorios itinerarios feministas y han trasladado al ostracismo su profesión de intérpretes (salvo sus bioblogs personales). El ruido sórdido que provocan les posiciona en esa condición, claro.

“Hola putero, no te preocupes porque no estás solo. 4 de cada 10 hombres van contigo al puticlub y los otros 6 no hacen nada por evitarlo” comentan en su vídeo viral de Youtube haciendo gala de sus virtudes para llevar las cuentas. Porque claro, si a los 4 que van al puticlub les añadimos los 6 que no hacen nada por evitarlo y el putero, ¿cuántas personas van entonces al puticlub? Vuelvan para la recuperación en septiembre, señoritas.

Con el asunto de la violencia de género en boca de todos, las suyas con él se llenan más todavía. Un asunto detrás del cual, paradójicamente, existe un armazón económico considerable del que se lucran estas dos individuas. Porque como menciona Cuca Casado en su medio digital Disidentia, la difusión que los medios brindan a la violencia de género no es cuestión del bienestar de las víctimas, sino que radica en el beneficio privado que las ayudas suministran a algunas de estas asociaciones feministas. Un movimiento en el que como principales abanderadas radicales anteponen engordar sus bolsillos a implementar medidas efectivas para favorecer a las víctimas reales. Que le pregunten si no a Erin Pizzey.

Y es que las Towanda Rebels no están conformes con hacer de Youtube su barra libre para calumniar sin rigor, de lo cual están en su derecho mientras el protocolo de la plataforma lo consienta, sino que además van a proceder a impartir cursos (no gratuitos, quién lo iba a decir, ¿eh?) sobre la revolución feminista. Unos talleres donde si quieres inocularte en la mollera conceptos como “Richard Gere era un putero” o “Capitalismo y patriarcado”, lo tienes a tu disposición por hasta 150 euros. ¿Las detractoras del capitalismo reclamando panoja por compartir su sabiduría en “algo que es necesario” pero que resulta que lo convierten en propiedad intelectual? Algo así como “¡Fuera el capitalismo! Eso sí, aflojad el capital primero que lo que vais a aprender… ¡telita marinera! De un@ en un@ si sois tan amables, por favor”. Supongo que lo dirían con esa educación al menos…

Por cierto, que lo de destinar los beneficios a asociaciones de ayuda a mujeres prostituidas, tal y como manifestaron, parece que se lo han pensado dos veces. Quizás hayan vislumbrado montañas de fajos verdes mientras echaban una cabezadita y por ello decidan bloquear a algunas de las trabajadoras sexuales que contactan con ellas para dilucidarles su situación, como Valèrie May. Si no se empeñaran en vivir en la inopia, cualquiera de ellas ya les habría explicado que no son la libre prostitución y sus consumidores asiduos o casuales el problema, sino la trata de personas. Y ojo, estas señoritas seguro que no les habrían exigido una matrícula. Pero claro, como se les desmonte el chiringuito…